Hablemos de cómo combinar denim

Denim: tan fácil de elegir, tan fácil de equivocarse. A diferencia de la pana y el terciopelo, obviamente difíciles de llevar, el denim en apariencia es bastante fácil de combinar, sin embargo una mala decisión de tejidos puede llevarte por mal camino.  

Denim blanco: La forma segura de combinarlos es apostar por colores neutros; camisa Oxford azul claro, botas chukka y una chaqueta en color arena. Para lograr un look más arriesgado no hay nada como una playera negra. 

Denim deslavado: La mezclilla con proceso de lavado ligero brinda apariencia relajada que funciona con suéteres y chamarras bomber. La otra opción es llevarlos al siguiente nivel con piezas formales.

Denim negro: Al igual que la mayoría de las prendas de color negro, los jeans son  una inversión de bajo riesgo con alta recompensa. Nunca falla la clásica combinación monocrómatica.