La loción correcta

Oler bien es una manera sencilla de dejar una buena impresión. A continuación los básicos para aplicar loción:

Encontrar tu esencia:  La búsqueda de la fragancia que mejor se adapta a tu estilo de vida es una aventura personal; debes de disfrutar del olor, o lo más probable es que no la utilices. Así que busca por la sección de grooming y prueba en pequeñas secciones de tu brazo.  

Aplicar: El mejor momento para aplicar la loción es después de la ducha, cuando la piel está limpia y seca, justo antes de vestirse. Es muy simple: rocíe una vez (o dos veces el máximo) en la muñeca, aplique la otra muñeca y luego una palmada a cada lado del cuello. Listo. 

Que evitar: La lista de lo que hay que hacer es mucho más corta que la lista de cosas que no debes hacer, pero si te aseguras de evitarlas, eliminarás la posibilidad de asustar a tu futura alma gemela debido a un mal olor.

1. Algunos hombres  utilizan la técnica de rociar una nube delante de ellos y luego caminar lentamente a través de ella. Esto es un desperdicio porque terminará perdiendo una buena cantidad de loción que terminará en la alfombra lo que traerá malos resultados para su olor.

2. Frotar loción en la piel. Si bien este no es el mayor error, reducirá la fuerza de la fragancia y la duración.

3.  Rociar directamente en cuello, pecho, ropa o en cualquier otro lugar  hará que el olor sea abrumador para las personas al rededor.